ORIGEN DEL NOMBRE

Cuenta la tradición que el príncipe Siddharta, antes de llegar a ser Buda, reflexionaba ¿quién soy yo?, ¿qué estoy haciendo con mi vida?,…soy un mortal sujeto a la vejez, la enfermedad y la muerte. Entonces, surge en su mente ¿y si ahora  hiciera otra cosa?, buscar aquello que es eterno, inmutable, perfecto, en lugar de estar sujeto a lo anterior. Abandonó su hogar en pos de esa búsqueda, iniciando su proceso de conversión, o “cambio total”, de lo condicionado a lo incondicionado. En ese punto, identificó la senda que se extendía ante él con esta simple pero contundente expresión védica que se encuentra en las Upanishads más antiguas: ESANA, que podría traducirse como voluntad, búsqueda, aspiración, ir en pos. Siddharta podía continuar con la “búsqueda innoble”, o en lugar de ello emprender la “búsqueda noble”, ESANA.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad